El senador Juan Luis Castro y la concejal animalista de Bogotá Andrea Padilla, junto a la organización Animales Latinoamérica, presentaron un proyecto de ley para garantizarles a los consumidores de huevos el acceso a la información sobre los sistemas de crianza de las gallinas. El proyecto busca que los consumidores sepan si los huevos que consumen provienen de gallinas criadas en jaula, galpón o pastoreo y puedan hacer un consumo conciente y responsable.

En un año, contado a partir de la entrada en vigencia de la ley, los productores y comercializadores de huevos estarían obligados a informar cuál sistema de producción usaron, mediante una etiqueta frontal y visible. Además, en toda publicidad sobre huevos, debería comunicarse cuál fue el sistema de producción usado y se prohibiría el uso de imágenes que puedieran confundir al consumidor. Quienes no etiquetaran los huevos o inducieran a error a los consumidores tendrían que pagar multas de hasta 10.000 salarios mínimos. Este dinero sería usado en beneficio del sistema de pastoreo en el que las gallinas viven libres.

Con esta ley, los consumidores de huevo podrían saber si las gallinas vivieron en condiciones mínimas de bienestar o si, por el contrario, pasaron su vida hacinadas, inmovilizadas y en las peores condiciones de crueldad. El propóito es fomentar un consumo informado que contribuya al fortalecimiento del bienestar animal en los procesos de producción de alimentos.

DESCARGA AQUÍ EL PROYECTO