FIRMA AQUÍ LA PETICIÓN

En Colombia no existe ninguna norma nacional que ordene el transporte humanitario de animales explotados para consumo. Por esta razón, miles de animales como cerdos, vacas y aves, que a diario son transportados durante largas horas desde las granjas hacia los mataderos, padecen daños y sufrimientos adicionales a los que se les causan durante la crianza. Abarrotados, hacinados, aplastados, fracturados, asfixiados, sin agua ni alimento y sin la posibilidad de moverse o tumbarse durante horas: así son transportados a diario los animales en las carreteras de nuestro país.

El Decreto 2270 de 2012 les ordenó al Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y al Ministerio de Transporte establecer requisitos de bienestar animal para este transporte, pero hasta la fecha esa norma no ha sido expedida. En vez de ello, continuamos viendo sufrir a los animales en las carreteras de Colombia.

Fotografías: David Perdigón y Sinergia Animal

FIRMA AQUÍ LA PETICIÓN

Por eso exigimos una ley de transporte terrestre humanitario de animales, en la que:

  1. Se consideren las necesidades específicas de cada especie doméstica.
  2. Se priorice el bienestar de los animales sobre los intereses económicos de quienes los explotan. Los vehículos deberían llevar al menos un veterinario por cada cierto número de animales e incorporar cámaras de videovigilancia que les permitan a las autoridades vigilar las condiciones de bienestar de los animales. Además, se debería prohibir el uso de herramientas crueles para el cargue y el descargue.
  3. Se tengan en cuenta los aportes de las organizaciones defensoras de animales y no solo los intereses de los gremios.
  4. Se incluyan mecanismos de inspección, vigilancia y control, y sanciones severas a quienes incumplan.
  5. Se les exijan a los transportadores contar con un certificado de bienestar animal expedido por el ICA y rendir informes sobre el estado de los animales al llegar a su destino. Además, se deberían detallar claramente las responsabilidades de los remitentes, los transportadores, los propietarios de los vehículos y los destinatarios.

 

FIRMA AQUÍ LA PETICIÓN